M.

Un mecano magnífico: el monstruo de Móstoles (entre maligno misántropo de la Marvel y marido mosqueado con medio mundo) mete sus manoplas magnéticas con mucho mérito. La media, esa moderna Medusa, mata con su sola mirada más de muchas maniobras mosqueantes y la muerte merodea más arriba, entre mecenas de la música moderna, mercaderes del movimiento mustélido y el maníaco monotemático de Madeira, que moja. Merece mentarse a Mesut, el maestro místico de media melena, que maravilla con su magia y su medicina minuciosamente medidas. Los de Lyon son menos sin el mareo que mete Michel. Maniatados -con Moulin en la memoria- el miedo al máximo y la moral al mínimo los muta en muñecos manejados al alimón por el marionetista Alonso y esa metódica mula medio magrebí -marcha militar, melodía motorizada; martillo y mazmorra.

Una mota mínima: mejor con Marcelo.

Más tarde, Mourinho, el meritócrata, martirizará a los media manipulando sus mentes con mordacidad y malévolo mensaje: menos memeces, más Madrid.

3 comentarios:

  1. Mimetismo Marca: Manierismo mastodóntico.

    ResponderEliminar
  2. mimetismo...sólo (según la antigua rae, con tilde) mimetismo

    ResponderEliminar